Unas inyecciones de gel podrían ayudar a los pacientes de insuficiencia cardiaca.

Los pacientes con insuficiencia cardiaca a los que se administraron unas gotas de un gel inyectado en el corazón mientras latía seguían mostrando una mejora en su salud un año después de someterse al procedimiento, informan unos investigadores. Aproximadamente el 85 por ciento de los pacientes que recibieron los implantes de gel mostraron una limitación solo ligera o ninguna limitación en su actividad física durante un año de seguimiento, frente a apenas el 25 por ciento de los pacientes de un grupo de control comparable. Los niveles de oxígeno en la sangre también continúan mejorando en estos pacientes, y son capaces de caminar cientos de pies más de distancia, dijo el investigador principal, el Dr. Douglas Mann, jefe de la división cardiovascular de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington y cardiólogo jefe del Hospital Barnes-Jewish de St. Louis. Los hallazgos de una actualización de un ensayo clínico fueron publicados recientemente en la revista European Journal of Heart Failure. Basándose en estos resultados, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de EE. UU. ha autorizado un ensayo clínico de mayor escala del Algisyl-LVR. Contará con 240 pacientes con una insuficiencia cardiaca avanzada, anunció Mann la semana pasada en la reunión de la Asociación Americana del Corazón (American Heart Association) en Orlando, Florida. Los expertos en temas cardiacos que había en la reunión dijeron que los resultados iniciales parecen impresionantes, pero expresaron algunas dudas con respecto a la tasa de mortalidad de los pacientes a los que se administraron los implantes del gel. “Sin duda tenemos que reducir el riesgo de mortalidad asociado con este dispositivo”, dijo la Dra. Lori Mosca, directora de cardiología preventiva en el Hospital Presbiteriano de Nueva York y directora médica del Centro para la Prevención de Enfermedades Cardiacas de la Universidad de Columbia, en la ciudad de Nueva York. De los 5.7 millones de estadounidenses que viven con insuficiencia cardiaca, aproximadamente el 10 por ciento tienen una insuficiencia cardiaca avanzada, según la Asociación Americana del Corazón. La insuficiencia cardiaca significa que el corazón no bombea sangre tan bien como debería. La afección se considera en estado avanzado cuando los tratamientos convencionales ya no funcionan, y los pacientes sienten que les falta el aliento y otros síntomas, incluso en reposo. El gel Algisyl-LVR se propone apuntalar las paredes del corazón debilitadas, lo que es un importante factor contribuyente de la insuficiencia cardiaca grave, dijo Mann. A medida que las paredes del corazón se debilitan, las cámaras cardiacas se hinchan, lo que dificulta la eficiencia del corazón y aumenta el riesgo de insuficiencia cardiaca congestiva, de ritmos cardiacos irregulares, de accidentes cerebrovasculares y de ataques cardiacos, dijo Mann. “Al inyectar este gel en la pared y al volverla más gruesa, se reducirá el estrés de la pared porque se está aumentando el grosor de la misma”, comentó Mann. El objetivo es hacer que el corazón regrese a una forma más naturalmente saludable. El fabricante del gel, LoneStar Heart Inc., con sede en Texas, que financió este ensayo clínico, lo describe como un “biopolímero inyectable patentado”. En este ensayo, 35 pacientes con insuficiencia cardiaca avanzada recibieron el implante del gel, y 38 pacientes recibieron la terapia médica estándar. El procedimiento puede realizarse cuando el corazón está latiendo y no requiere una cirugía de derivación.

Deja un comentario