Convierten un teléfono inteligente en un dispositivo para evitar inyecciones fallidas

NOTTINGHAM diciembre 4: Un equipo de investigadores británicos realizó diversas modificaciones a un teléfono celular con el objetivo de que los profesionales médicos lo puedan utilizar ante las inyecciones difíciles. Los creadores destacan la simpleza de la idea y su potencialidad. El diseño podría ser aprobado el próximo año. Las inyecciones fallidas podrían tener los días contados, ya que investigadores ingleses desarrollaron un método para utilizar los teléfonos inteligentes con manos libres para localizar las venas en los brazos de las personas. Los investigadores – pertenecientes a la Universidad Trent en Nottingham – dicen que su diseño es una forma económica de ayudar a los profesionales clínicos con las inyecciones difíciles, como las que se realizan en niños pequeños o personas con temor a las agujas. “Las inyecciones intravenosas son uno de los procedimientos médicos invasivos más sistemáticos que se efectúan en todo el mundo, pero puede ser difícil identificar y puncionar una vena adecuada”, dijo el profesor Amin Al-Habaibeh, profesor de sistemas de ingeniería inteligente, quien dirigió el proyecto. “La inserción de una cánula, por ejemplo, puede ser angustiante y dolorosa cuando se tiene que hacer múltiples intentos para colocar correctamente la aguja.” “Los localizadores de venas disponibles pueden ser especializados y costosos. Sin embargo, esta es una idea simple con el potencial de tener una repercusión importante sobre la forma en que se administran las inyecciones en todo el mundo”. “Al proporcionar a los profesionales clínicos un método sencillo y rentable de utilizar los teléfonos inteligentes para resaltar venas, podríamos ahorrar tiempo y dinero valiosos y a la vez facilitar las cosas a los pacientes”. El diseño, cuya patente está pendiente se puso a prueba utilizando un prototipo en impresión tridimensional que se adapta al brazo del paciente con un brazalete que también actúa como torniquete. Es necesaria una modificación sencilla de la cámara del teléfono inteligente que consiste en la adaptación de lentes con un filtro casi infrarrojo y el ajuste del flash a la frecuencia correcta. Luego se inserta el teléfono inteligente modificado en el soporte, permitiendo al profesional clínico ver las diversas venas sin tener que sostener el teléfono para que no se mueva. Como alternativa, se pueden conectar cámaras de rayos infrarrojos de bajo costo en el teléfono inteligente y se puede aplicar una compresa fría para reducir la temperatura del brazo del paciente y poder visualizar mejor las venas. Marie Boes, la asistente de la investigación que desarrollo el prototipo impreso en tercera dimensión en la Escuela de Arquitectura, Diseño y Ambiente Estructural de la Universidad, dijo: “La utilización de sistemas tridimensionales facilitados por la computadora en combinación con las tecnologías de impresión moderna tridimensional permitió desarrollar la idea en un prototipo de una manera muy rápida en menos de una semana.” “A medida que se difunda más el uso de teléfonos inteligentes en general, podemos utilizar su potencial en formas previamente no imaginadas para mejorar la experiencia de los pacientes y ahorrar tiempo y dinero a médicos, enfermeras y otros profesionales clínicos”. Fuente: miradaprofesional.com

Deja un comentario