¿Por qué ir al médico cuando nos duele el estómago?

El 40% de los españoles no acuden al médico cuando sufren dolores abdominales, acidez, náuseas u otros dolores gástricos a pesar de que uno de cada tres confiese sufrir problemas de estómago


(Redacción, MADRID) No acudir al médico ante la presencia de ciertos dolores estomacales puede poner en peligro nuestra salud. De acuerdo con el médico especialista de Aparato Digestivo del Hospital madrileño La Princesa, Javier Pérez Gisbert, esto supone dos riesgos “que pasen desapercibidas enfermedades graves que diagnosticadas a tiempo puedan tener tratamiento” y, por otra parte, “hacer que se perpetúe en el tiempo mermando la calidad de vida de los pacientes”. 

Los síntomas digestivos como la acidez, náuseas o dolor abdominal son muy frecuentes en la población general, síntomas provocados por la bacteria Helycobacter pyloria, la principal causante de estas dolencias. Esta bacteria de forma espiral se encuentra en el estómago y el duodeno, la parte del intestino por debajo del estómago, del 50% de la población, aunque sólo afecta de manera severa a un pequeño porcentaje de estas personas. A pesar de ello, son muchos los españoles que desconocen su existencia (74%), y de los que sí la conocen, una tercera parte no sabe que se trata de una bacteria.  

Los factores para que la bacteria se desarrolle en una enfermedad depende, de acuerdo con los especialistas, de factores como la predisposición genética, lo agresiva que sea la bacteria, además de factores ambientales que puedan favorecer el desarrollo de úlceras. No obstante, en la actualidad existen métodos muy simples y eficaces para su diagnóstico. Ya sea mediante tests no invasivos como detectar sustancias específicas a través del aliento, o la cuantificación de proteínas del germen en una pequeña muestra de heces. “Es fundamental que el paciente consulte con su médico de atención primaria antes de tomar cualquier decisión recalca el Dr. Enrique Dominguez-Muñoz, jefe del Servicio de Aparato Digestivo del Hospital Clínico Universitario de Santiago de Compostela. 

El estudio realizada por la farmacéutica Allergan pretende profundizar en el nivel del conocimiento de la población española sobre la bacteria Helicobacter pylori y su enfoque poco correcto de tomar medicación sin antes consultar al médico ante los síntomas como el ardor, dolor de estómago, sensación de digestiones lentas, y en especial en pacientes con signos de alarma tales como pérdida de peso, vómitos repetidos o anemia. (consalud.es) 

Un fármaco microbiómico contra la inflamación del intestino llega a ensayo

Cada vez más empresas investigan la relación entre las bacterias del cuerpo y determinadas enfermedades crónicas para buscar tratamientos dirigidos a estas comunidades microbianas

 POR MIKE ORCUTT  TRADUCIDO POR TERESA WOODS 

 PARA Technology Review

 Foto: Imagen de un microscopio de electrones de una bacteria probiótica del estómago, llamada Bifidobacterium breve‘.

 El cuerpo humano es el hogar habitual de distintas comunidades de microorganismos. Todas ellas componen el microbioma humano, pero ¿cuál es su relación con la salud de las personas? La respuesta sigue siendo un misterio, pero una investigación reciente sugiere que podría relacionarse con el tratamiento de muchas enfermedades crónicas. Una nueva clase de fármacos microbiómicos está siendo desarrollada y algún día podría ser efectiva contra un abanico de trastornos difíciles de tratar, incluidos los problemas gastrointestinales, metabólicos, inmunológicos y hasta neurológicos.

 El microbioma es un complejo ecosistema de microbios que viven entre y dentro de las células del organismo, y las comunidades se reparten en función de su ubicación dentro del cuerpo. La composición de la comunidad de microbios en su boca, por ejemplo, es distinta a la del intestino. De momento, los científicos ya han establecido algunas relaciones entre los cambios en la composición del microbioma y determinadas enfermedades. Por ejemplo, cuando cepas patógenas invaden una región desplazan a sus microbios autóctonos.

 La mayoría de los primeros fármacos microbiómicos que se están desarrollando van dirigidos a tratar las bacterias del tracto intestinal. Se ha escogido esta zona tanto por su “importante papel en algunas enfermedades clave como por la facilidad de tomar muestras de él”, afirma el CEO de Second Genome, Peter DiLaura. Las biopsias de tejido tomadas durante una colonoscopia y las muestras fecales son una rica fuente de información sobre las diferencias entre los microbiomas de las personas sanas y enfermas. 

 Algunas empresas, lideradas por Seres Therapeutics, están desarrollando fármacos hechos con microbios. La idea es que añadir determinadas especies y cepas microbianas cuidadosamente escogidas pueda restaurar la ecología del microbioma del sistema digestivo, el proceso replicaría el funcionamiento de los trasplantes fecales. 

 Pero DiLaura advierte que no está claro si los cambios de la composición del microbioma son la causa o la consecuencia de las enfermedades. Por eso, Second Genome se centra no sólo en la composición del microbioma en personas sanas y enfermas, sino también en su función, afirma. Su primer fármaco ya se encuentra en la primera fase de ensayos clínicos en Estados Unidos para tratar la enfermedad inflamatoria intestinal (EII). Este trastorno, potencialmente mortal, supone la inflamación de la pared instestinal u otras partes del tracto. 

 Para entender mejor la función del microbioma, los científicos de la empresa están estudiando el “diálogo” que se produce entre los microbios y su huésped humano. En algunos trastornos crónicos como la EII, “existe una especie de intercomunicación persistente entre el microbioma y el huésped”, explica DiLaura. Second Genome intenta “descifrar” ese diálogo. 

 Di Laura explica: “Examinamos las secreciones de las bacterias”, como las proteínas, péptidos y metabolitos que producen. Al secuenciar la información genómica de la comunidad bacteriana en biopsias de tejido tanto de personas sanas como enfermas, los científicos de la empresa pueden determinar “los componentes” del diálogo entre el microbioma y su huésped. Con esta información sería posible formular hipótesis acerca de lo que sucede con la enfermedad. Emplean técnicas como el aprendizaje de máquinas para analizar terabytes de datos de secuenciación e identificar moléculas que podrían resultar terapéuticas, para entonces evaluar esos candidatos en el laboratorio. 

 El primer fármaco de Second Genome impide que una molécula concreta se adhiera a un receptor sobre la superficie de las células de la pared de la cavidad abdominal. La hipótesis es que prevendrá la inflamación que da paso a la EII. 

 Un reto clave de entender las diferencias funcionales entre los microbiomas de tejidos inflamados y sanos es descifrar la “interacción” entre las bacteria relevantes, afirma el microbiólogo del APC Microbiome Institute en Irlanda Marcus Claesson. ¿Cómo interactúan las diferentes cepas, y qué diferencias se pueden apreciar entre personas sanas y otras que padecen de la enfermedad inflamatoria intestinal? Resulta mucho más fácil utilizar la secuenciación genómica para dilucidar qué cepas están presentes en la comunidad que investigar la función colectiva de la comunidad, detalla Claesson, que actualmente participa en una investigación colaborativa con Second Genome. 

 Second Genome también está persiguiendo terapias basadas en microbiomas para tratar la diabetes, lo cual requiere un proceso de descubrimiento parecido al que se emplea para la EII, según DiLaura. ¿Cómo varía la composición y función del microbioma en las personas con diabetes? DiLaura dice que los futuros fármacos microbiómicos podrían ser utilizados para tratar trastornos de las vías respiratorias, e incluso enfermedades del sistema nervioso central

 Muchos factores contribuyen a estos trastornos. Pero el microbioma “claramente juega un papel, y necesitamos alcanzar un mejor entendimiento acerca de cómo el microbioma y el huésped trabajan juntos”, concluye DiLaura.

Los papás también pueden ser canguros

Marina Fernández

La Opinión de Málaga


Se reduce el estrés y se favorece el vínculo entre ambos

La ciencia no avanza sola. También lo hace la sociedad, que va de la mano de los grandes hitos, que en muchos casos han venido a desmontar teorías y prácticas que se aceptaron como habituales y que llegaron a confundirse, incluso, como naturales. Hace años que matronas y estudiosos advierten de que la maternidad ha de ser sencilla, alejarse de bisturís, quirófanos y máquinas complejas si no es estrictamente necesario. 

 Los hospitales se hallan ahora inmersos en un proceso de retroceso de la medicalización excesiva del parto, habiendo rozado el 30% de nacimientos por cesárea. Los expertos creen necesaria una vuelta a la maternidad más natural. Basta como ejemplo que el ser humano haya llegado hasta aquí naciendo en cuevas, camas de matrimonio o guerras. 

Esta vuelta de tuerca a la sanidad, más concretamente a la obstetricia y ginecología, se da ahora la mano con estudios que evidencian que la separación entre el recién nacido y la madre en el momento del parto es, además de artificial, contraproducente para ambos. Hace años que los expertos abogan por el método canguro o piel con piel, una práctica que suele hacerse inmediatamente después de salir del útero y que beneficia aún más la relación entre la madre y el bebé. 

El matrón del Hospital Clínico Cristóbal Rengel llevaba años viendo nacer a niños por cesárea mientras se cuestionaba por qué los recién nacidos iban al nido mientras sus madres se recuperaban del trabajo más difícil y gratificante de sus vidas. Por eso, se planteó hacer una tesis sobre el contacto piel con piel del padre con el recién nacido tras una cesárea programada. 

Decidió averiguar qué beneficios reportaba al recién nacido y al padre que estuvieran en contacto piel con piel en contraposición con estar en una cuna durante las horas –alrededor de cuatro– en que su madre se recuperaba de la operación y en qué medida multiplicaba las opciones de favorecer la lactancia materna. «Observamos que cuando se hacía el contacto piel con piel los niños estaban más tranquilos, tenían actitudes prealimenticias, buscaban el pezón del padre». 

 El resultado fue demoledor: si no se hacía el contacto piel con piel el niño tardaba el triple en mamar, de quince minutos a sólo cinco. Esta cifra, mera estadística, sirvió a Rengel y a los profesionales de este centro sanitario a plantearse que los beneficios no sólo redundarían en la lactancia, sino que debían ser múltiples tanto para el bebé como para su padre. Y así fue. 

«Cuando se hace el piel con piel el niño termoregula, consume menos energía y tiene menos estrés, que puede tener consecuencias adversas», señala Rengel, que admite que entre las numerosas fuentes bibliográficas que consultó descubrió estudios que decían que el bebé podía reconocer al padre si este había estado muy implicado en el embarazo. No hay que olvidar que los fetos oyen desde la semana 20 de embarazo, lo que favorece el vínculo entre el padre y el hijo antes de nacer si el padre así se lo propone. 

 El estudio comenzó a hacerse allá por 2012, cuando el Clínico aún no había inaugurado sus nuevos paritorios. Cristóbal Rengel ofrecía a las parejas la posibilidad de participar en el estudio en caso de que se diera una cesárea programada. «Lo cogía casi todo el mundo, aunque al principio me topé con alguna traba en el servicio», recuerda. Un sobre cerrado decía si el niño esperaría la recuperación de la madre en la habitación, piel con piel con su padre, o en el nido. Aún estaba inmerso en la tesis cuando el Clínico inauguró esta zona del servicio y las madres podían recuperarse en quirófano con el bebé piel con piel, así que para los casos de nido tuvo que «mudarse» al Materno Infantil, donde no se hacía y donde no hace el piel con piel paterno tras una cesárea, sea programada o urgente 

Además de demostrar el beneficio del piel con piel en la salud del recién nacido y de favorecer la lactancia materna, Rengel observó cómo los padres se sentían más empoderados y responsables del hijo recién nacido. Para este histórico matrón, la conclusión de su tesis fue más que abrumadora: «Si la madre no puede, el padre tiene un papel importante con el que debe romper esa separación. El contacto piel con piel está más que demostrado, tiene beneficios para todos», sentencia.

Una proteína mejora la movilidad después de lesiones medulares

Un equipo internacional de científicos ha identificado que la interleucina-37, un tipo de proteína que actúa fundamentalmente como regulador de las respuestas inmunitaria e inflamatoria, promueve la recuperación locomotora en lesiones agudas de la médula espinal. La investigación, publicada en la revista PNAS, también puede abrir las puertas al tratamiento de enfermedades neurodegenerativas.

UAB | 20 enero 2016 16:25

<p data-recalc-dims=El equipo ha utilizado un ratón modificado genéticamente que produce la forma humana de la IL-37. / Rick Eh?

El equipo ha utilizado un ratón modificado genéticamente que produce la forma humana de la IL-37. / Rick Eh?

Las lesiones medulares producen graves discapacidades funcionales a las personas que las padecen, induciendo paraplejia o tetraplejia en función del nivel de la lesión. Este hecho se debe a la degeneración de las vías espinales que se encargan de transmitir las señales nerviosas desde el cerebro a las diferentes partes del organismo, y viceversa, y tiene como consecuencia la pérdida de movilidad y de sensibilidad por debajo de la lesión. 

 Durante los últimos años, diferentes estudios han demostrado que la respuesta inflamatoria que se desarrolla después de la lesión contribuye a la degeneración de estas vías espinales, incrementando por tanto, los déficits funcionales generados por la lesión. Sin embargo, los ensayos clínicos utilizando fármacos antiinflamatorios, como la metilprednisolona, ​​no han mostrado eficacia. 

 Este trabajo, publicado esta semana en la versión online de la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS), demuestra por primera vez que la IL-37 suprime la respuesta inflamatoria después de una lesión medular y minimiza la degeneración del tejido medular y las discapacidades funcionales.


Aunque esta proteína se identificó 15 años atrás, el estudio de su función ha sido dificultosa dado que la IL-37 no se sintetiza en ratones.

 El equipo de Rubén López, investigador de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y del Centro de Investigación Biomédica en Red Enfermedades Neurodegenerativas (CIBERNED), ha utilizado un ratón modificado genéticamente que produce la forma humana de la IL-37 que les ha permitido estudiar la función de esta proteína. Los científicos muestran que si la IL-37 se administra inmediatamente después de la lesión, los ratones recuperan cierto grado de movilidad. 

 Este trabajo supone, por tanto, el hallazgo de una nueva estrategia terapéutica para el tratamiento de las lesiones medulares agudas, las cuales no tienen actualmente ningún tratamiento efectivo de uso clínico. Este descubrimiento puede también abrir las puertas al tratamiento de enfermedades neurodegenerativas, dado que la respuesta inflamatoria juega un papel clave en el transcurso de estas patologías.

 El estudio se ha realizado con colaboraciones del Radboud University Medical Center (Holanda), la University of Colorado (EE UU) y la Maximilian University of Munich (Alemania), y ha sido financiado mayoritariamente por la Fundación La Marató, por el Ministerio de Economía y Competividad, y por la fundación International Foundation for Research in Paraplejia.



Referencia bibliográfica:Beneficial effects of IL-37 after spinal cord injury in mice. PNAS. doi: 10.1073/pnas.1523212113

Fuente: UAB

¿Qué es un ensayo clínico y cómo funciona?

Este conjunto de pruebas divididas en diferentes etapas, que pueden durar entre diez y quince años, son obligatorias para todo nuevo medicamento

J.J. GUILLEN

Los ensayos clínicos, como el que ha dejado a un paciente en estado de muerte cerebral y a otros cinco hospitalizados en estado grave en Francia, constituyen una etapa obligatoria para poder comercializar un nuevo medicamento

Según la agencia francesa del medicamento ANSM, el desarrollo por un laboratorio de una molécula hasta la comercialización del medicamento necesita entre diez y quince años de investigaciónpara explorar todos los aspectos. Tras estudios experimentales en modelos animales o celulares, el laboratorio solicita la aprobación de las autoridades sanitarias antes de lanzarse a un ensayo clínico en seres humanos (o estudio clínico) destinado a evaluar la eficacia y la tolerancia de un tratamiento.

 El ensayo se desarrolla normalmente en tres etapas:

 -La fase 1 permite evaluar la tolerancia y la ausencia de efectos indeseables en un pequeño grupo de voluntarios sanos (en general menos de 100). Se suele tratar de adultos jóvenes a los que se les realiza un examen médico previo, con el fin de verificar que no haya contraindicaciones para participar en el ensayo. Algunospueden cobrar una «indemnización compensatoria».

 -La fase 2 permite estimar la eficacia de la molécula y determinar su dosis óptima. Se realiza por lo general en unos pocos cientos de personas, en general enfermas. 

– La fase 3 compara el tratamiento a un placebo o a un tratamiento de referencia en miles de enfermos. El objetivo es mostrar la eficacia y evaluar la relación eficacia/tolerancia. 

Algunos ensayos se hacen en hospitales públicos y otros en centros privados acreditados. Tras los ensayos clínicos, que pueden durar entre cinco y seis semanas, el laboratorio dirige una solicitud de autorización de puesta en el mercado a la autoridad sanitaria competente. En Europa, se trata por lo general de la Agencia Europea de Medicamentos (EMA), mientras que en Estados Unidos, el laboratorio debe primero dirigirse a la Food and Drug Administration(FDA). 

Para obtener esa autorización, el nuevo tratamiento debe en principio presentar una relación beneficio/riesgo al menos equivalente al de los productos ya comercializados. Si ningún tratamiento está disponible, el procedimiento de autorización puede acelerarse, por ejemplo en el caso de las «autorizaciones temporarias de utilización», otorgadas en Francia para permitir a ciertos enfermos en fase terminal utilizar medicamentos que no fueron aún puestos en venta en el mercado. 

Tras su comercialización, el medicamento permanece bajo vigilancia, con una evaluación permanente de los efectos indeseables conocidos o nuevamente identificados. En caso de riesgo para la salud, puede ser retirado del mercado.

 

Biofarmacéutica anuncia resultados positivos en ensayo clínico de un fármaco para la enfermedad de Alzheimer.

Anavex Life Sciences Corp. anunció resultados positivos en ensayo clínico de un fármaco para la enfermedad de Alzheimer. El fármaco, ANAVEX 2-73, mostró beneficios estadísticamente significativos a las 5 semanas de tratamiento.resultados positivos en ensayo clínico de un fármaco para la enfermedad de AlzheimerLa compañía biofarmacéutica Anavex Life Sciences Corp. , con sede en New York, EE.UU, anunció recientemente que un análisis intermedio del ensayo clínico que está desarrollando la compañía con un fármaco para la enfermedad de Alzheimer denominado ANAVEX 2-73, mostró que el compuesto tenía una relación dosis- efecto positiva, es decir, que a medida que aumentaba la dosis del fármaco, los beneficios eran mayores.   

En el análisis también se observó que ANAVEX 2-73 lograba provocar cambios en las personas con alzhéimer que, al menos estadísticamente, eran significativos.   ANAVEX 2-73 estimula unos proteínas cerebrales, las sigma 1, que se encuentran ampliamente en el sistema nervioso central y participan en procesos fisiológicos fundamentales.   En investigaciones realizadas en animales de laboratorio la compañía reportó que el fármaco tiene propiedades neuroprotectoras y ayuda a preservar la memoria.   La primera prueba en seres humanos se realizó en Alemania y según informan, el fármaco fue bien tolerado por los voluntarios hasta la dosis de 55mg.   La segunda fase de los ensayos clínicos —sobre la que hicieron el análisis intermedio a las 5 semanas de tratamiento— incluye a 32 personas en estadio leve a moderado de la enfermedad de alzheimer. Se analizó el efecto de dosis que iban desde los 3 mg hasta 50 mg al día .   Encontraron que la dosis de 30 mg producía una mejoría de dos puntos en la prueba clásica para valorar procesos cognitivos como la memoria, el Mini Mental State Examination (MMSE).También te puede interesar leer: China inicia pruebas con flavonoides del algodón para tratar la enfermedad de Alzheimer.

resultados positivos en ensayo clínico de un fármaco para la enfermedad de Alzheimer

Fragmento de la escala clásica para valorar, de forma general, procesos cognitivos como la memoria o el lenguaje. Crédito de imagen: Neuropsicol.

 

Seguramente os estáis preguntando si dos puntos menos es mucho o es poco.

  La realidad es que no es un cambio radical como el que quisieran ver los familiares de millones de enfermos de Alzheimer, pero en un escenario como el actual; en el que los fármacos más avanzados que están en investigación van a frenar el progreso de la enfermedad, no a revertirla, y los medicamentos que ya están en el mercado para controlar los síntomas tienen un alcance tan limitado, una disminución así es un buen resultado.

“PEROS” EN LAS INVESTIGACIONES DE ANAVEX.

Estadísticas alzheimerLa compañía ha sido a menudo criticada por los diseños de sus investigaciones. En esta fase II, por ejemplo, no incluye un grupo control; un grupo de personas que no toman en realidad el fármaco, sino un placebo.   La investigaciones científicas más rigurosas generalmente incluyen un grupo en el que se usa un placebo y permite identificar mejor los cambios que se producen en el grupo de personas que sí tomó el fármaco.   Además, en el caso de este análisis intermedio, no es una investigación que tenga un peso decisivo en el momento de conceder o no autorización para que un fármaco pueda comercializarse, pero aún así es importante porque dice a la compañía qué está funcionando y qué no (además de contentar a los inversores).   En palabras de uno de los asesores de Anavex, el Dr. Norman Relkin, citado en el comunicado de prensa de la empresa:
Si bien seguimos siendo cautos en la interpretación de los resultados de un análisis intermedio, la evidencia de respuesta a la dosis positiva de ANAVEX 2-73 a las 5 semanas en el MMSE es una señal bienvenida. La evidencia de una relación dosis-respuesta positiva es uno de los factores tenidos en cuenta por los organismos reguladores al considerar, en última instancia, los medicamentos para su aprobación.
Los resultados son suficientes para que Anavex ya esté planificando otros ensayos clínicos, aunque esta vez sí incluirá grupo control.   También te puede interesar leer: La Clínica Universidad de Navarra inicia ensayo clínico con Aducanumab, un fármaco para la enfermedad de Alzheimer.ANAVEX 2-73 no está destinado a frenar o curar el alzhéimer, pero sí pretende ralentizar su avance y mejorar procesos tan afectados durante la enfermedad como la memoria. ¿Suficiente? No ¿Necesario? Sin duda, sí.   ReferenciasALZ FORUM. (2013, January 7). Anavex 2-73 Disponible en http://www.alzforum.org/therapeutics/anavex-2-73Anavex Life Sciences Corp. (2016, ). Anavex announces positive dose-response data for ANAVEX 2-73 in Alzheimer’s disease patients. Anavex Life Sciences Corp.. Disponible en http://www.anavex.com/?news=anavex-announces-positive-dose-response-data-for-anavex-2-73-in-alzheimers-disease-patientsAnavex Life Sciences Corp. ANAVEX 2-73 Disponible en http://www.anavex.com/pipeline/anavex-2-73/ Fuente: 2ti.es

Descubiertos mecanismos que estimulan la respuesta antitumoral del sistema inmune

Investigadores españoles han identificado un nuevo mecanismo que contribuye a la respuesta antitumoral del sistema inmune. Se trata de un subgrupo de células dendríticas presentadoras de antígeno que generan linfocitos T citotóxicos frente al tumor. El trabajo se ha publicado en el último número de la revista Cancer Discovery.
<p>Alfonso Rodríguez e Ignacio Melero, investigadores del Programa de Inmunología e Inmunoterapia del CIMA de la Universidad de Navarra. / CIMA</p>
Alfonso Rodríguez e Ignacio Melero, investigadores del Programa de Inmunología e Inmunoterapia del CIMA de la Universidad de Navarra. / CIMA
Científicos del Centro de Investigación Médica Aplicada (CIMA) de la Universidad de Navarra y del Centro Nacional de Investigaciones Cardiovasculares Carlos III (CNIC) han descubierto mecanismos que contribuyen a la respuesta antitumoral del sistema inmune. Este trabajo es portada del último número de la revista Cancer Discover. Las células presentadoras de antígeno son las encargadas de iniciar y regular la respuesta inmunitaria frente a patógenos y tumores. Estos últimos, sin embargo, desarrollan mecanismos para escapar al control del sistema inmune, silenciando la respuesta de los linfocitos T citotóxicos que eliminan el tumor. En los últimos años se ha mostrado que el uso de anticuerpos ‘inmunoactivadores’ que reactivan a los linfocitos T citotóxicos silenciados es capaz de estimular una respuesta anti-tumoral potente. “En este trabajo hemos descubierto que la generación de células T citotóxicas que pueden ser ‘rescatadas’” por la inmunoterapia con anticuerpos anti-PD1 y anti-CD137 depende de una subpoblación concreta de células presentadoras de antígenos”, explica Ignacio Melero, investigador del CIMA y de la Clínica Universidad de Navarra.
Si se confirman los resultados, los investigadores se plantean la utilización de estas células en terapia celular
Son células dendríticas dependientes del factor de transcripción Batf3, que toman antígenos de las células tumorales y lo presentan a los linfocitos T, que así adquieren capacidad para matar al tumor”, apunta Melero, codirector del trabajo que forma parte de la tesis doctoral de Alfonso Rodríguez. Recientemente los anticuerpos anti-PD-1 han demostrado su eficacia para el tratamiento del melanoma metastásico y del cáncer de pulmón no microcítico en primera línea. Según David Sancho, investigador del CNIC y codirector del estudio, “esclarecer la célula presentadora que promueve la respuesta inmune anti-tumoral puede ayudarnos a diseñar estrategias para incrementar la eficacia del tratamiento con anticuerpos inmunoactivadores y a buscar biomarcadores que predigan qué pacientes se beneficiarán del tratamiento. Nuestro trabajo sugiere que estas células dendríticas dependientes de Batf3 pueden ser fundamentales en la inmunoterapia anti-tumoral”. Aplicación clínica Los investigadores del CIMA y de la Clínica Universidad de Navarra coordinan un proyecto europeo en el que también participa el CNIC para obtener estas células presentadoras de antígeno de la sangre de pacientes con tumores mediante técnicas de selección celular y formular vacunas específicas para el tumor del paciente. “Hemos visto que su número aumenta al utilizar un factor de crecimiento denominado FLT-3L y mediante este agente podríamos incrementar su número en pacientes que estén recibiendo anticuerpos anti-PD-1 o anti-CD137 para potenciar la eficacia mediante un tratamiento combinado”, asegura Melero. Si se confirman los resultados, los investigadores se plantean la utilización de estas células en terapia celular. “Queremos estudiar también si este mecanismo es deficitario en los pacientes que no responden al tratamiento con anti-PD-1. Nuestra hipótesis es que la respuesta a anti-PD-1 correlaciona con la presencia de esta subpoblación de células dendríticas en el tejido tumoral”, explican los autores del trabajo. En el mismo número de Cancer Discovery se incluye un comentario “in the spot light”, firmado por Daniel Speiser, sobre los hallazgos de los grupos españoles en el que resalta la importancia de estos descubrimientos para conseguir mayor eficacia en inmunoterapias del cáncer que están ya aprobadas para uso clínico y desarrollándose para múltiples indicaciones en oncología.   Fuente: CIMA de la Universidad de Navarra

NOVEDOSA DROGA ISRAELÍ CONTRA CÁNCER DE PRÓSTATA YA ESTÁ APROBADA EN MÉXICO

Una terapia inventada en el Instituto Weizmann de Ciencia y clínicamente desarrollada en colaboración con Steba Biotech (Luxemburgo) ha sido aprobada por la Cofepris, autoridad de salud de México, para el tratamiento focal de cáncer de próstata en etapa temprana.   La terapia consiste en un láser y un fármaco novedoso, TOOKAD Soluble. Un ensayo clínico de fase III fue realizado en México, Perú y Panamá, con la participación de 80 pacientes, confirmando los buenos resultados ya reportados en ensayos clínicos de fase II, como se evidencia por las biopsias negativas y el mantenimiento en los pacientes en términos de potencia, continencia y la calidad de vida en general.   La aprobación de comercialización en México viene a raíz de la reciente finalización de un segundo ensayo clínico de fase III en Europa. Este estudio de progresión de la enfermedad en comparación al azar, la tasa libre de cáncer se midieron junto con las funciones urinarias y de erección en pacientes tratados con TOOKAD soluble y sometidos a vigilancia activa en un seguimiento de dos años.     Para esto se involucró a más de 400 pacientes en 43 hospitales de 11 países europeos y se encuentra actualmente en proceso de evaluación por la Agencia Europea de Medicamentos (EMA). La terapia aprobada sigue un nuevo paradigma desarrollado por el profesor Yoram Salomon, del Departamento de Regulación Biológica, y el profesor Avigdor Scherz, del Departamento de Ciencias del Medio Ambiente en el marco de la terapia fotodinámica.     Se compone de una infusión intravenosa de TOOKAD soluble, seguido inmediatamente por iluminación láser de infrarrojo cercano a través de fibras ópticas delgadas que se insertan en el tejido prostático con cáncer, bajo control ecográfico.     Tookad Soluble fue sintetizado por primera vez en el laboratorio Scherz de bacterioclorofila, el pigmento fotosintético de ciertas bacterias acuáticas que obtienen su suministro de energía de la luz solar. El fármaco permanece en la circulación sanguínea del paciente hasta que se despeja totalmente 3-4 horas más tarde, y no muestra ninguna toxicidad.     La iluminación confinada del tejido enfermo activa la droga que circula a nivel local, lo que resulta en la extensa generación de moléculas tóxicas de corta duración: el oxígeno y los radicales de óxido nítrico. Estas moléculas altamente reactivas inician la oclusión rápida y la destrucción del tumor.     Los vasos sanguíneos provocan la muerte necrótica de todo el tumor sin afectar las estructuras cercanas y sus funciones. El uso de iluminación de infrarrojo cercano, junto con el rápido aclaramiento del fármaco desde el cuerpo y el mecanismo no térmico de acción único, hacen posible tratar con seguridad tejidos grandes, profundamente incrustados cancerosos utilizando un procedimiento mínimamente invasivo. La aprobación de comercialización reciente fue proporcionada tanto a la droga (TOOKAD soluble) como al dispositivo de iluminación láser.     En el entorno de la terapia focal actualmente aprobada, TOOKAD Soluble VTP (TS-VTP) es un procedimiento de una duración aproximada de 90 minutos. Los pacientes son liberados unas horas más tarde y pueden regresar a sus actividades normales dentro de unos pocos días. Sin ninguno de los efectos secundarios frecuentemente asociados con la extracción de la próstata con cirugía o radioterapia.     Esta nueva tecnología es invasiva mínimamente y ofrece una buena alternativa a los pacientes diagnosticados con cáncer de próstata en etapa temprana. El número de estos pacientes ha aumentado dramáticamente en las últimas dos décadas debido a la revisión generalizada basándose en los niveles de antígeno específico de la próstata (PSA). Esta población se enfrenta al dilema de someterse al tratamiento radical de la extirpación de la próstata con el riesgo de una alta morbilidad, o permanecer bajo vigilancia activa con mayor riesgo de progresión del cáncer.     El Instituto Weizmann y Steba Biotech están actualmente llevando a cabo un amplio programa de investigación oncológica en colaboración con varios grupos clínicos en el Memorial Sloan Kettering Cancer Center en Nueva York. Los estudios clínicos acerca del Four cáncer de próstata más avanzado y otras indicaciones oncológicas derivadas de esta investigación están programadas para comenzar en 2016. Fuente: LatamIsrael.com

Se puede diagnosticar el cáncer de cabeza y cuello a través de la saliva

Esto es lo que dice una tesis de la Universidad de Murcia que fue defendida por Juan Pablo Pelegrín Hernández, otorrinolaringólogo y jefe de residentes del Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca

Getty Images

‘Estudio Clínico y Aplicación Diagnóstica y Pronóstica de los Biomarcadores Proteómicos Salivares en el Cáncer Epidermoide Faringolaríngeo’ este es el título de la tesis en la que se ha llegado a la conclusión que es posible diagnosticar el cáncer de cuello y cabeza a través de la saliva.

En España, el cáncer de cabeza y cuello, es una enfermedad que afecta a más de 12.000 personas cada año y que se relaciona íntimamente con el consumo de tabaco y alcohol, así como con el virus del Papiloma Humano (VPH), sobre todo en cánceres de orofaringe. Según este estudio, la saliva contiene enzimas de la familia Serina Hidrolasas (SH) que son esenciales para el desarrollo de programas de cribado con los que se pueden diagnosticar estas enfermedades en fases precoces en pacientes de riesgo. Estos programas de cribado también permiten predecir la evolución de la enfermedad y hacer un seguimiento en este tipo de pacientes. El objetivo de esta investigación es llegar a crear Biomarcadores Proteómicos que permitan ser detectados con sencillos test al analizar la saliva, de esta fomra se podía extender su uso a los centros de salud murcianos. Desde el Hospital General Universitario Reina Sofía inciden en que es fundamental el diagnóstico en estados precoces, ya que en fases avanzadas las cifras de mortalidad son elevadas.   La tesis fue defendida el pasado día 14 de diciembre por Juan Pablo Pelegrín Hernández, otorrinolaringólogo y jefe de residentes del Hospital Clínico Universitario Virgen de la Arrixaca, fue dirigida por Diego Hellín Meseguer, jefe de servicio del Hospital General Universitario Reina Sofía de Murcia, y Juan Cabezas Herrera, miembro del grupo de Terapias Moleculares (Análisis Clínicos HCUVA) del IMIB.